tucasaenoporto

Home

Desde la primera vez que vine a Oporto me sentí a gusto, como en casa.

No sé si son las fachadas de sus edificios, con sus azulejos y ventanas de colores brillantes; o el olor a río y a mar cercano y el sonido de las gaviotas.

Tal vez sea el recuerdo de mi querida madre y de mi abuela en los jardines repletos de camelias, azaleas y magnolias.

Quizá sea la amabilidad y calidez de sus gentes; o el granito, que siempre he tenido presente en Extremadura y Bretaña, mis dos terruños.

¡Y seguro que los buenos vinos también tienen algo que ver…!

Sea lo que sea, estoy seguro de que tu también encontrarás tus propias razones para sentirte como en casa en Oporto, en tucasaenoporto.