tucasaenoporto

Desde la primera vez que vine a Oporto me sentí a gusto, como en casa. No sé si son las fachadas de sus edificios, con sus azulejos y ventanas de colores brillantes; o el olor a río y a mar cercano y el sonido de las gaviotas.
Tal vez sea el recuerdo de mi querida madre y de mi abuela en los jardines repletos de camelias, azaleas y magnolias. Quizá sea la amabilidad y calidez de sus gentes; o el granito, que siempre he tenido presente en Extremadura y Bretaña, mis dos terruños. ¡Y seguro que los buenos vinos también tienen algo que ver…!
Sea lo que sea, estoy seguro de que tu también encontrarás tus propias razones para sentirte como en casa en Oporto, en tucasaenoporto.

La casa fue construida en los años treinta y tiene una bonita fachada de azulejos verdes y un jardín trasero. Los suelos son de la madera original y tiene unos techos de más de tres metros de altura.
Hemos tratado de mantener la historia de la casa a través de sus elementos originales: carpintería, molduras, radiadores de hierro fundido, …
En la planta baja hay un dormitorio, el comedor, el office y la cocina, estos últimos con salida directa al jardín. En la planta alta están los otros dos dormitorios. En el entresuelo hay una pequeña biblioteca.